Page 3 - boletininternacional4
P. 3

Fortaleza de Sacsayhuamán, Cuzco, escenario actual del Inti Raymi. Foto: Téofilo Hinostroza, hacia 1950

            situados pasos atrás, mientras que los curacas y vasa-  con su propia identidad desde tiempos inmemoriales,
            llos aguardaban fuera. Seguidamente, se trasladaban   parecía perdido; sin embargo no era así: solo dormía
            todos al lugar de los sacrificios, donde según Bernabé   en la memoria colectiva de sus pueblos. De ahí que,
            Cobo eran ofrecidos más de cien carneros o auquéni-  cuando aparece la antropología culturalista norteame-
            dos; entretanto, todos oraban y pedían por la salud   ricana en 1940 y el interés por la historia del incanato
            del astro rey y del Imperio.                       cobra renovado valor, la fiesta despierta, escenificán-
                Terminado este acto, los sacerdotes y chamanes   dose muy poco después, en 1944, un Inti Raymi en
            se dirigían a una planicie, junto con el villac umu, el   Sacasayhuamán, al que asistió el presidente de la Re-
            sumo sacerdote, quien una vez llegados, tomando en   pública, Manuel Prado.
            sus manos un brazalete cóncavo de oro, en el que se    Los primeros Intis Raymis tuvieron un sentido
            concentraban rayos del sol, y una paja muy seca, conse-  evocativo y turístico, pero desde 1965, se comenzaron
            guía que esta ardiera. De esa forma creían que recibían   a representar bajo la dirección de prestigiosos profe-
            el fuego del propio sol, y como era sagrado, ordenaban   sionales: arqueólogos, catedráticos y músicos, quienes
            su traslado a los acllahuasis o casas de las vírgenes sola-  se asesoran con el estudio de crónicas, piezas arqueo-
            res para que lo mantuvieran siempre vivo.          lógicas y pinturas de la Escuela Cuzqueña. De esta
                Después, en la plaza de Haucaypata, el inca alzaba   forma, actualmente, sobre cincuenta mil espectadores
            un vaso ceremonial, llamado quero, lleno de chicha,   contemplan cada 24 de junio, en las gradas de Sacsa-
            y antes de beber, la asperjaba a los cuatro vientos, que   yhuamán, un Inti Raymi escenificado por quinientos
            representaban a los cuatro suyos o partes del Imperio.   artistas, ataviados con trajes de gran colorido y aba-
            A continuación comenzaban los cánticos y las danzas,   lorios, semejantes a los de la antigua usanza. Un Inti
            precedidos de un ritual, protagonizado por el mismo   Raymi muy parecido al descrito, enriquecido con el
            inca. Todos participaban en aquellos bailes o taquis,   sabor de los otros ritos ancestrales mencionados, se-
            animados por la presencia de vírgenes: mamaconas,   gún las versiones de los cronistas.
            acllas y doscientas muchachas  portadoras cada una de
            un cántaro lleno de chicha, que los danzantes consu-  BIBLIOGRAFÍA
            mían en el fragor del baile. Culminaba la fiesta con la   -Betanzos, Juan. Suma y narración de los Incas. UNSAAC. Cuzco, 1999.
            procesión del Monroy Urco, una soga de extraordinaria   -Cieza de León, Pedro. El Señorío de los Incas. Dastin. Madrid, 2000.
            longitud que rodeaba la plaza, a la cual los danzantes   -Cobo, Bartolomé. Historia del Nuevo Mundo. BAE. Madrid, 1964.
                                                                -Garcilaso de la Vega, Inca. Comentarios Reales. BAE. Madrid. 1965.
            se asían cantando, mientras recorrían su perímetro.   -Murúa, Martín. Historia General del Perú. Dastin. Madrid, 2000.
            La soga era de oro, y la reverenciaban como a cordo-  -Poma de Ayala, Felipe Guamán. Nueva Corónica y Buen Gobierno.
            nes del dios Sol.                                   Siglo XXI. México, 1980.
                A lo largo de estas apretadas líneas, se ha visto la   -Sarmiento, Pedro. Historia de los Incas. Miraguano. Madrid, 1988.
            presencia de lo inca en el Perú, como alma mater del   *Doctora en Historia de América. Profesora Emérita de la Universidad
            país, en muchas de las manifestaciones culturales o   Nacional Mayor de San Marcos. Artículo completo en el Boletín del Mu-
            políticas realizadas, inclusive en los tiempos virreina-  seo de la UNMSM. Año 6, N° 1, 2003.
            les, pero como el Inti Raymi no se había manifestado   En la portada: Manco Capac. Marcos Chillitupa Chávez, 1837

                                                                                                            3
   1   2   3   4